Archive for 9 noviembre 2010

Basta de contaminarnos con las radiaciones electromagnéticas de la telefonía celular y las antenas.

noviembre 9, 2010

Presentaron el Proyecto de Ley que regule las antenas de telefonía celular móvil y las comunicaciones con teléfonos celulares, porque sus emisiones de ondas electromagnéticas nos contaminan.

Ante proyecto de ley nacionalAl Presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina Dr. Eduardo Fellner
Al Presidente de la Comisión de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina, el Diputado M. Luis Bonasso.Las Organizaciones de Vecinos Auto-convocados Interbarriales del Gran Buenos Aires, y Capital Federal firmantes en la presente, nos dirigimos a los efectos de presentar el Anteproyecto de Ley para su tratamiento, con el fin de poner en marcha el mecanismo que exige y genera multidisciplinariamente, el Principio Precautorio (Art. 4 Ley General de Medio Ambiente) ante la contaminación de radiaciones no ionizantes, respecto a las torres/antenas para la telefonía celular, que reclaman desde hace muchos años, las organizaciones vecinales. Nos hemos visto inmersos en acciones judiciales contra las antenas de telefonía, que no respetan ni resguardan la salud de la población que ha padecido y sigue sufriendo las enfermedades a causa de vivir en cercanía de estas bases. No están autorizadas , ni cumplen con las reglamentaciones y algunas están camufladas como tanques de agua. Está presente en todas las provincias del país, con la permisividad de los Municipios y la ausencia de una política preventiva del Estado Nacional. El ente regulador Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) ha demostrado su inoperancia y complicidad con las Compañías Telefónicas.

Fundamentos:

Las radiaciones electromagnéticas se dividen en dos grandes categorías, dependiendo de su nivel de energía: las radiaciones ionizantes y las no ionizantes. Ejemplos de radiaciones ionizantes son la radiactividad o los rayos X o gamma o radiación ultravioleta lejana. Estas están reconocidas como peligrosas, por lo tanto se supone que se utilizan con las medidas de seguridad apropiadas.  Las radiaciones no ionizantes son las producidas por la corriente eléctrica, transmisiones de radio y televisión, y telefonía móvil (también llamadas microondas).
Cuando nos referimos a contaminación electromagnética o electro polución, hablamos de la contaminación producida por los campos eléctricos y electromagnéticos, como consecuencia de la multiplicidad de aparatos eléctricos y electrónicos. Son radiaciones invisibles al ojo humano, pero perfectamente detectables por aparatos de medida específicos.
Estas ondas son absorbidas fácilmente por el cuerpo humano, en el que producen determinados efectos biológicos. Sobre este punto hay mucha discusión en la comunidad científica, el problema se plantea por la falta de acuerdo de los científicos sobre cuáles son los niveles perjudiciales para la salud.
Pero el problema se plantea con las exposiciones a largo plazo. ¿Qué sucede cuando una persona vive, duerme, trabaja, juega o estudia, mes tras mes y año tras año, cerca de una antena de telefonía móvil?. Su cuerpo estará expuesto de manera continuada a niveles de emisión mucho más bajos que los que recomiendan las normas de protección (que solo tienen en cuenta exposiciones cortas, por ejemplo de 6 minutos).

Estudios científicos:

Los primeros trabajos de investigación que daban un alerta sobre las posibles implicancias de la radiación electromagnética no ionizante data de 1982 realizado por el Dr. William Ross Adey “Tissue Interaction with No ionizing Electromagnetic Fields” y que fue publicado recién en enero de 1991 por “The American Planning Association”, en el cual se destacan los siguientes resultados:
Nivel Efecto.

0.1μW/cm2incrementa la permeabilidad de la barrera sanguínea cerebral
0.3μW/cm2 Incrementa los niveles de aminas en el cerebro
0.5μW/cm2 Disminuye la cuenta de esperma masculino
4 μW/cm2 Efectos neuroendocrinos
10 μW/cm2 Efectos Genéticos
28 μW/cm2 Efectos paragenéticos ( efectos causantes de tumores)
El Dr Neil Cherry, de Lincoln University, Canterbury, NewZealand, (Julio, 2000) estudió la disminución de la secreción de la hormona “melatonina” por la glándula pineal cuando el cerebro se encuentra sometido a radiación de campos electromagnéticos de bajo nivel. La glándula pineal, es un órgano ubicado en el centro del cerebro, que convierte la serotonina en melatonina.

Estas secreciones varían durante las horas diurnas y nocturnas. Durante el día hay una mayor secreción de serotonina mientras que en la noche aumenta la secreción de melatonina. La melatonina es una parte vital del sistema bioquímico del cuerpo humano que trabaja sobre el sueño, el aprendizaje y un barredor de los radicales libres en todas las células y por lo tanto un potente antioxidante con propiedades anti cancerígenas y antifatiga. La melatonina, activa las funciones de muchas hormonas y ayuda a mantener el sistema inmunológico del sistema de salud y la protección antiviral.
Otra evidencia del daño que puede producir la irradiación electromagnética, está dada por el trabajo del Dr. Ph.D. Leif Salford de 1994, y que fue ratificado en 1999 por el Dr. Ph. D. Joseph Roti Roti de la Universidad de Washington en Saint Louis Mo, en cuanto a la ruptura en la barrera de la transferencia sanguínea en el cerebro humano. La ruptura de la barrera cerebral se produce a muy bajos niveles de irradiación (0.4 μW/cm2), a frecuencias del orden de hasta 2GHz cercanas a las usadas en telefonía PCS y GSM. Este fenómeno permitiría el pasaje de sustancias químicas cancerígenas al cerebro, como ser el tabaco, pesticidas, polución ambiental o algunos fármacos que son normalmente inocuos cuando esta barrera actúa naturalmente.
En Nueva Zelanda, resolvió que las antenas tienen que estar instaladas por lo menos a 500 metros de cualquier parte poblada. Igual distancia adopto la Unión Europea, juntamente con la OMS 1999/519/CEE, en el año 2003. Igual recomendación realizo el Defensor del Pueblo de la Provincia de Córdoba por Resolución 4569/2001
Estas normas hacen especial hincapié en apartar este tipo de instalaciones de colegios y residencias geriátricas, ya que algunos estudios científicos sugieren que niños y ancianos pueden ser los más afectados por una exposición continuada.
En estos países y ciudades, se está aplicando actualmente una política de precaución, ya que algunas investigaciones científicas han establecido que la población expuesta de forma continuada a niveles de radiación similares a los emitidos por las antenas de telefonía móvil podrían experimentar un incremento de: abortos, daños en el ADN, cambios en la actividad eléctrica del cerebro y en la presión sanguínea, descenso de los niveles de melatonina, depresión, insomnio, dolores de cabeza, síndrome de fatiga crónica, alteraciones del comportamiento, ansiedad, enfermedad de Alzheimer, mal de Parkinson,  esclerosis múltiple,  alergias, disminuye la cuenta de esperma masculino, malformaciones congénitas,  afección del sistema inmunológico, cáncer, tumores cerebrales, leucemia infantil, etc.

En el año 1999, ante la preocupación y alarma  social existente en el Reino Unido, y las peticiones de Ayuntamientos para que se establecieran criterios de instalación de estas antenas, el Ministerio de Sanidad británico, creó un “Grupo de Expertos Independientes en Telefonía Móvil”, formado por médicos, biólogos, ingenieros, etc. Este grupo de expertos, emitió su Informe en mayo del año 2000, y de él cabe destacar la siguiente conclusión:

“Concluimos que no es posible en el momento presente afirmar que la exposición a radiofrecuencias (derivadas de la telefonía móvil) a niveles inferiores a los establecidos en las normas de seguridad nacionales, no tenga ningún efecto potencial adverso sobre la salud, y que las lagunas en el conocimiento son suficientes para justificar una política de precaución”.

Cada vez  se alzan  más voces señalando la falta de ética de esta forma de actuación, y el hecho de que se subordine la salud y la seguridad de los ciudadanos a intereses económicos, aceptando que se   haya extendido de una forma tan amplia esta tecnología, sin que todavía se conozca su posible repercusión a largo plazo en la salud humana. Por este motivo, muchos países y ciudades, están adoptando políticas de precaución, a la espera de los resultados de las investigaciones científicas, procurando mientras tanto, apartar las antenas de telefonía móvil de viviendas, hospitales y escuelas.

Principio precautorio:

El “principio precautorio”, se traduce como la obligación de suspender o cancelar actividades que amenacen el medio ambiente y la humanidad, pese a que no existan pruebas científicas suficientes que vinculen tales actividades con el deterioro de aquél.
El principio 15 de la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo lo define así: “Con el fin de proteger el medio ambiente, los Estados deben aplicar ampliamente el criterio de precaución conforme a sus capacidades. Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente
Dicho principio se encuentra enunciado en el inciso 3 del artículo 3 del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y fue incorporado en el artículo 130 R-2 en el Tratado de Maastricht de la Unión Europea.

Constitución Nacional Argentina:

Artículo 41 – Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.
En nuestro país, la Ley General del Medio ambiente (ley 25.675) establece diez principios de política ambiental, entre ellos, el principio precautorio
Articulo 4 – La interpretación y aplicación de la presente ley, y de toda otra norma a través de la cual se ejecute la política Ambiental, estarán sujetas al cumplimiento de los siguientes principios:

Ley General del Ambiente Nº 25.675

Principio de congruencia

La legislación provincial y municipal referida a lo ambiental deberá ser adecuada a los principios y normas fijadas en la presente ley; en caso de que así no fuere, éste prevalecerá sobre toda otra norma que se le oponga.

Principio de prevención

Las causas y las fuentes de los problemas ambientales se atenderán en forma prioritaria e integrada, tratando de prevenir los efectos negativos que sobre el ambiente se pueden producir

Principio precautorio

Cuando haya peligro de daño grave o irreversible la ausencia de información o certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces, en función de los costos, para impedir la degradación del medio ambiente.

Principio de progresividad

Los objetivos ambientales deberán ser logrados en forma gradual, a través de metas interinas y finales, proyectadas en un cronograma temporal que facilite la adecuación correspondiente a las actividades relacionadas con esos objetivos.

Principio de responsabilidad

El generador de efectos degradantes del ambiente, actuales o futuros, es responsable de los costos de las acciones preventivas y correctivas de recomposición, sin perjuicio de la vigencia de los sistemas de responsabilidad ambiental que correspondan.

Principio de subsidiariedad

El Estado nacional, a través de las distintas instancias de la administración pública, tiene la obligación de colaborar y, de ser necesario, participar en forma complementaria en el accionar de los particulares en la preservación y protección ambientales.
En virtud de lo expuesto, el Principio Precautorio es una herramienta armonizadora del concepto de Desarrollo Sustentable.
En efecto, y como ya lo hemos sostenido, el Principio Precautorio no se opone al progreso, sino al daño ambiental pasible de ser evitado. Sería de esperar que nuestros magistrados tomen conciencia de los derechos en juego, y no teman recurrir a la aplicación de este Principio, si haciéndolo pueden evitar un mal mayor.
El cumplimiento de esta Ley asegurara las condiciones de protección de la salud Pública con relación a la exposición a las radiaciones electromagnéticas no ionizantes, considerando tanto los efectos térmicos de corto plazo, como los efectos biológicos y de largo plazo en general.

POR ELLO: La Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina sanciona con fuerza de Ley.
Articulo 1: Objeto. Por medio de la presente Ley se establecen los valores máximos de radiación electromagnética no ionizante comprendidas entre las frecuencias de 100KHZ y 300 GHZ a la que puede estar expuesta la población en el ámbito del territorio Nacional.
Articulo 2: Objetivo: el cumplimiento de esta ley asegurara las condiciones de protección de la salud publica con relación a la exposición de la población a las radiaciones electromagnéticas no ionizantes, considerando tanto los efectos térmicos de corto plazo, como los efectos biológicos de largo plazo en general, por medio de la aplicación del principio precautorio.
Articulo 3: Principio Precautorio. Los valores máximos especificados en esta ley se basa en la aplicación del principio precautorio que tiene en cuenta la información médica y sanitaria disponible y la experiencia internacional sobre los efectos biológicos de las radiaciones no ionizantes.
Sobre la base de la aplicación de este principio no podrá requerirse a la autoridad de aplicación ni a otro organismo gubernamental, la prueba de la nocividad de los valores de exposición que superen los especificados.
Articulo 4: Derogase la resolución 202/95 del Ministerio de Salud y Accion Social de la Nación y las resoluciones derivadas de ella ( 530/2000 Secretaria de Comunicaciones y 3690/2004 Comisión Nacional de Comunicaciones, Res. 144/07 , leyes provinciales y ordenanzas).
Aplicase de este modo los niveles máximos de exposición proponiéndose el estándar de la Declaración de Salzburgo (Austria).

Artículo 5:Alternativa de comunicación. Reemplazar las Torres/Antenas vigentes por Torres/Antenas Receptoras considerando la aplicación que se realiza en otros Países, llamados trans-receptores de baja potencia que son de tamaño reducido y que se colocan (1)uno por cuadra y en las zonas residenciales conectados a líneas con pérdidas, conectados a líneas con pérdidas, para producir un campo de irradiación bajo en toda la zona de influencia y cuya Torre/Antena deberá estar fuera de la zona residencial a no menos de 2000(dos mil) metros. Esta Tecnología es por cable coaxial y esta preparado de ex profeso y con una apertura en el blindaje para producir pérdida de bajo nivel y con este tipo de cable se puede conseguir una densidad de campo electromagnético por debajo de 1uW/cm2. De esta manera las Empresas Telefónicas dejarán los “canones” o “coimas” para seducir las instalaciones sobre edificios, terrenos no respetando disposiciones de prevención, llegando a la situación de ser clandestinas y camufladas como tanques de aguas o cualquier otro artilugio.

Artículo 6: Prohibiciones explicitas.

Queda prohibida la instalación de antenas de telefonía celular, sus estructuras portantes y complementarias, dimensiones y formas que permita o facilite la instalación de Torres/Antenas para la Telefonía Celular en plazas, parques, plazoletas, clubes de todo tipo, instituciones educativas públicas, privadas y religiosas, iglesias de todos los credos y centros de salud de todo tipo entidades de bien público, Hospitales, Hogares de Ancianos, Centros deportivos, Estadios de Fútbol, sobre edificios declarados de patrimonio histórico, y espacios especificados en los Códigos de Ordenamiento Nacional y/o Provincial y Municipal en los espacios que cada Municipio determine.

La instalación de cualquier tipo de elemento sin habilitación Municipal correspondiente, será sancionada con multa, sin perjuicio de esto, el infractor queda obligado a desmontar y retirar las instalaciones construidas en forma clandestina y en contravención en el orden Nacional, Provincial y Municipal, quedando este último a efectuar su retiro y desarme por vía administrativa

Artículo 7: Telefonía celular. Obligatoriedad de los usuarios.
A partir de la presente ley los usuarios de las empresas de comunicaciones deberán cumplir con lo siguiente:
a) Prohibición de compra de celulares a niños y niñas menores de 13 años, como así también la utilización de dicho artefacto.
b) obligatoriedad de la utilización de elementos atenuadores de la radiación hacia el cuerpo humano. El accesorio manos “manos libres”
Artículo 8: Empresas de la comunicación. Obligaciones
A partir de la presente ley, las empresas prestadoras de servicios de la comunicación deberán cumplir con lo siguiente:
a) En la comercialización de productos celulares, será obligación del proveedor la entrega del accesorio “manos libres” al cliente, elemento atenuador de la radiación hacia el cuerpo humano.
b) Prohibición de venta a niños y niñas menores de 13 años.
c) Informar en el envase del producto sobre los riesgos que traen a la salud humana la utilización de celulares, especialmente a la las personas con marcapasos u otros.
d) Publicidad. En toda publicidad o propaganda relativa a las empresas de telefonía celular, se informara a los consumidores sobre los efectos nocivos que producen a la salud humana. Para ello, se recomienda el siguiente eslogan.
“La utilización del celular es perjudicial para la salud, prohibida la utilización y venta a menores de 13 años”
e) Prohibida la difusión de publicidades o propagandas relativa a la telefonía móvil que alienten la venta de celulares a niños y niñas menores de edad.
Articulo 9: Autoridad de aplicación.
La autoridad de aplicación de la presente ley es la Secretaria de Comunicaciones con la participación para los aspectos técnicos y de medición, de la Comisión Nacional de Comunicaciones:
El cumplimiento de los valores máximos de exposición determinados por la presente ley requerirá para los emisores radioeléctricos fijos, el uso de tecnologías de emisión distribuida. La autoridad de aplicación elaborará, junto con las organizaciones vecinales competentes, sindicato de trabajadores del sector y Universidades Nacionales, un Reglamento de Cableado Para Emisión Radioeléctrica Distribuida y los gobiernos provinciales y municipales deberán adecuar sus reglamentaciones para permitir tales despliegues sin trabas de ningún tipo.
Artículo 10: Autoridad de control
Se crea por medio de la presente ley, el Comité Federal de Control de las Radiaciones No Ionizantes cuya coordinaciones estará a cargo de la Secretaria de Medioambiente.
En la constitución de dicho comité, se asegurara la presencia decisoria de las organizaciones vecinales, de las Universidades Nacionales, además de los sindicatos de trabajadores del sector para elaborar el reglamento respectivo.

Artículo 11: Sanciones. Las empresas y organismos gubernamentales serán sancionados ante el incumplimiento de la presente ley.

Artículo 12: COMUNÍQUESE a quien corresponda, dése al Registro …….General y ARCHÍVESE.
VECINOS AUTOCONVOCADOS INTERBARRIALES de GRAN BUENOS AIRES y Capital Federal.

NOMBRE Y APELLIDO DOMICILIO DNI No FIRMA

Publicado en:

http://www.parenlasantenas.wordpress.com

http://www.filatina.wordpress.com

Anuncios